felipe arratia

Wednesday, August 16, 2006

Siete Razones para Amar a Primal Scream

Una de mis tres bandas favoritas de la vida sacó disco nuevo y como ya es costumbre, la prensa está dividida. ‘Riot City Blues’ se llama lo más reciente de Primal Scream y es un regreso al rock & roll sucio que tanto les gusta a estos piratas de Glasgow. La revista Q dijo que habían tomado su disco más cuestionado (‘Give Out but don’t Give Up’, 1994) y lo mejoraron; otros dicen que es un disco irrelevante, y los más chaqueteros hasta hablan de retroceso.

Yo creo que es un disco para ponerlo mientras estás tomando sin pensar en la caña del día siguiente. Ellos dicen que se demoraron 10 días en grabarlo y suena exactamente así: como una placa urgente, cruda, y sin mayores pretensiones. Rock & Roll barato, como dicen los Ramires! La electrónica desatada y bulliciosa de sus dos trabajos anteriores se tomó vacaciones para llevar las melodías a su esencia.

Más allá de las pajas musicales, ‘Riot City Blues’ es otro eslabón más en la carrera de una banda que va a cumplir 20 años en la cima. Y sin embargo, sigue habiendo gente que no los cacha para nada. Para ellos y para los que quieran leer, aquí van algunas razones para amar a Primal Scream

1.- La Fuckin’ Actitud: A pesar de su sabido compromiso social, la impresión que suele quedar de Primal Scream es que les importa una mierda todo. Su vínculo con jeringas y pastillitas es muy sabido, y en vivo se les nota bastante. Si no, pregúntenle a Bobby Gillespie quien, en medio del Glastonbury 2005, indignó a parte de la audiencia al bromear con el cáncer que aquejaba por entonces a Kylie Minogue; Primal Scream estaban nada menos que reemplazándola en dicho festival. Las convenciones sociales y la diplomacia no son la especialidad del grupo. Y eso se agradece.

2.- Bobby Gillespie, Superstar: Una banda de las ligas mayores no puede dejar de tener un frontman magnético. El cantante, Bobby Gillespie, es el 80% del combo cuando se para sobre un escenario: confronta al público, los garabatea, rompe pedestales, bota micrófonos, deja canciones a la mitad, amenaza con bajarse los pantalones, etc. Es un imprevisto andante, un orangután de cuerpo y mente, que es justo lo que necesitan ese tipo de canciones en vivo; todo lo contrario que cuando recibe a la prensa, ya que Bobby es el entrevistado perfecto: un tipo muy informado que siempre tiene opiniones controversiales acerca de todo. Ah! Y es íntimo amigo de Kate Moss.

3.- Todos los Caminos llegan a Primal Scream: Si bien Bobby fundó la banda junto a los guitarristas Robert Young y Andrew Innes, él venía de otro grupo clásico: The Jesus and Mary Chain. En el camino, los Primal se convertirían en un verdadero ‘Dream Team’: primero, la integración permanente de Martin Duffy en teclados; luego el ingreso de una leyenda: desde los extintos Stone Roses, Gary ‘Mani’ Mounfield en el bajo; y para rematar, la estrella silenciosa de discos como ‘XTRMNTR’ y ‘Evil Heat’:
desde My Bloody Valentine, Kevin Shields (a quien vi en escena con ellos en Argentina en noviembre de 2004...uff). Parece como si en este proyecto, esos tipos brillantes pudieran realmente desbordar toda su creatividad.

4.- Atacar a los Poderosos: Para los que no lo sabían, Primal Scream es una banda de izquierda a full. Y el mejor ejemplo de ello es ‘XTRMNTR’, el tipo de disco que haces no cuando estás enojado sino emputecido, y ya ni siquiera quieres salir a reclamar, sino a eliminar a los peces gordos de una. El papá de Bobby era minero del carbón en Glasgow, así que el hombre conoce muy bien a Margaret Thatcher y sus políticas de estado, por ejemplo. Y si escuchas canciones como ‘Swastika Eyes’, todo queda más clarito. Sin ir más lejos, los chicos tenían una profética canción anti-capitalista llamada ‘Bomb the Pentagon’. Tras los atentados que todos sabemos, la canción mutó en título y se transformó en la espléndida ‘Rise’.

5.- ¿Electrónica y Rock juntos? ¡¡Screamadelica!!: En 1991, la banda estaba en medio de dos corrientes musicales muy fuertes: su adorado rock and roll (con toques de blues y R&B), y el enorme auge de la música electrónica. ¿Qué hicieron? ¿Para qué decidirse por uno si puede tener ambos? Así fue y emergió ‘Screamadelica’, presencia constante en todas las listas de los mejores álbumes de todos los tiempos en el Reino Unido. Bobby llegó a decir que no sabía si podría volver a hacer una canción tan buena como ‘Higher than the Sun’. Esa placa es un imperdible.

6.- Invitados de Lujo Siempre: Algo pasa con este grupo que siempre está rodeado de gente que quiere trabajar con ellos. El DJ Andrew Weatherall ayudó a pulir el sonido de ‘Screamadelica’; luego, el gurú George Clinton los chasconeó en ‘Give out…’; más tarde, Glen Matlock de los Sex Pistols tocó un par de bajos en ‘Vanishing Point’; en ‘XTRMNTR’ pasó por el estudio Bernard ‘New Order’ Sumner; para ‘Evil Heat’ apareció el mismísimo Robert Plant (armónica en ‘The Lord is my Shotgun’), entre otros, y en ‘Riot City Blues’ están la cantante de The Kills, Alisson Mosshart y el guistarrista de Echo and the Bunnymen, Will Sergeant.

7.- Capacidad Camaleónica de Sonido: Pueden hacer hip hop, electrónica, dub, drum and bass, o punk, pero inevitablemente va a sonar a Primal Scream. Algunos dirán que es por la voz inconfundible de Bobby, o por el oficio de los avezados músicos. Pero yo creo que eso es lo que pasa cuando una banda tiene un sello, una identidad demasiado clara. Los estilos musicales son sólo disfraces que se prueban pero debajo están ellos, riéndose de nosotros los mortales y saboreando algún brebaje desconocido. Y tóxico, de seguro.

2 Comments:

Anonymous Anonymous said...

al menos canela postea.
aún sin fotos

10:32 AM  
Anonymous Anonymous said...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! » »

10:20 PM  

Post a Comment

<< Home