felipe arratia

Monday, September 18, 2006

Juan Castro, Más Vivo que Nunca

Haciendo zapping en la previa para irme a un carrete, me topé en el canal Telefé con la cara de Juan Castro. Un reportaje volvía a recorrer una vez más los hitos de su tumultuosa vida, y pasaba con detención por su muy sospechosa muerte.

El rostro de Juan Castro se me hizo familiar allá por el año’97, ’98, cuando el canal America TV era parada obligada para un estudiante de periodismo: tenían cosas tan notables como CQC (en sus mejores años, los tengo todos grabados), ‘El Rayo’ con Dolores Barreiro, Punto DOC, y ‘ZOO, las fieras andan sueltas’, el excelente programa periodístico de los domingos que Juan conducía con Dolores Cahen D’Anvers.

Zoo’ era algo así como Informe Especial o Contacto, pero MUUCHO más puntudo y poniendo el dedo en la llaga de temas valóricos, sin depender de los intereses de la Iglesia o el Estado. Además, Juan Castro era de los que salía a la calle y reporteaba en terreno los temas. Me acuerdo, por ejemplo, de su reportaje sobre la legalización de las drogas en Amsterdam cuando le pide a un policía que le prenda un pito. En ‘Zoo’, un concepto tan abstracto como la ‘búsqueda de la verdad’ cobraba sentido cuando Juan interpelaba al televidente: uno podía sentir que estaba de tu lado, te hablaba con tus palabras, y estaba igual de incómodo que nosotros con los secretos o verdades a medias. Sólo que él hacía algo al respecto…

El ángel que tenía en pantalla permitía su buena llegada con la gente: sorprendía su capacidad para llegar con la misma cercanía tanto a jóvenes desprejuiciados como a abuelitas que lo sentían como de la familia; al público ABC1, que veía con buenos ojos su pasado de modelo y maneras elegantes, como al receptor más popular, que lo sentía como un tipo valiente y comprometido.

Ese mismo compromiso con sus causas fue el que desencadenó la controversia. Todo comenzó cuando Juan asumió en cámara su condición gay, y se agudizó cuando decidió usar su prestigio y buen nombre para develar un presente como adicto duro a la cocaína. La idea era decirle a quien quisiera escucharlo que podía encarnar dos conductas que el grueso de la sociedad (silenciosa o manfiestamente) rechaza y seguir siendo un profesional de excepción. En el fondo, quería batallar con sus demonios pero también borrar la línea invisible que lo distanciaba del público y decirle a la gente que el mundo y quienes lo pueblan no son buenos ni malos, ni blancos ni negros, sino grises. Gris Profundo. Honestidad Brutal.

Su hijo televisivo más recordado se llama ‘Kaos en la Ciudad’, un espacio de similar línea investigativa que ‘Zoo’. En eso estaba, a punto de partir una nueva temporada de ‘Kaos…’, cuando cayó del balcón de su departamento en extrañísimas circunstancias. Agonizó un par de días y el 5 de marzo de 2004 se fue para siempre. Tenía 33 años.

Se habló bastante de un ‘estado alucinatorio’ desencadenado por exceso de merca, pero quienes estuvieron con él ese día, tienen unas cuantas sospechas. La búsqueda de la verdad es un trabajo bastante riesgoso en un país donde a un presidente le matan a un hijo sin asco. Y eso mismo ha desatado la paranoia en internet dando rienda suelta a teorías conspirativas siniestras.

Lo cierto es que Juan Castro incomodaba a los poderosos; lo hacía tanto con sus reportajes reveladores como con su estilo de vida. En sociedades como las nuestras, el costo de ser un gay drogadicto al que todo el mundo quiere es demasiado alto.

Ya no tiene sentido seguir pidiendo justicia. Eso sí, es necesario correr la voz y contarle a los que no sepan, quién era Juan Castro. Así, tal vez unos cuantos pueden encontrar la inspiración y motivación que a muchos nos falta. A él le recontra sobraba.

2 Comments:

Blogger Soorikeit said...

dos cosas
0.- de juan castro nunca supe
1.- que cojonudamente pulebnto el txt de pagina 12 (gueno, pagina 12 nomas dp de all...)
3.- pa inspiracional, este videito

http://www.youtube.com/watch?v=4QmWPEHaoC8

eso

slds!

1:44 PM  
Anonymous Majito!!! said...

Primero pensaba arrancar hablando de Juan Castro... pero.. algo en el texto me hizo determe..
Si. La Argentina es un país alta y repulsivamente corrupto, donde no podés confiar ni en la honestidad de tus más cercanos, pero...
Pero a Carlos "Saul el innombrable cagapatrias" Menem su hijo no se lo mataron sin asco, o, mejor dicho, por que sí...
Cabe aclarar que el entorno de Menem tiene ya como 50 vidas perdidas... y no por accidentes ni decesos por causa natural, sino gente muerta en manos de gente... de la dura, de la pesada, de la mafia que opaca la visión de un país... de la gente que juega sucio con los dirigentes que juegan sucio y embarran la cancha que ya está embarrada...
No.
No digo que lo haya merecido Menem, ni que su hijo haya merecido morir... sólo que todo pasa por algo... y jodió, jodió y jodió tanto a la pesada, que se la cobraron...
No se sabe quién lo mato a "Carlitos", y nunca se va a saber...Creo que la causa quedó en el limbo.. y si un ex presidente reelecto es capaz de dejar en la nada misma la causa que investiga el asesinato de su hijo, es por que buscando la verdad es más lo que pierde que lo que gana...

Ahora... Juan... era genial... pero su propia vida se le fue de las manos... talvez haber hecho pública su adicción le dió via libre a su conciencia para drogarse sin esconderse de nadie... y así se pasó... y se pasó...
Otra muerte sin estudiar en este país de los silencios y rincones oscuros...
Fue un buen hacedor... que para algunos se mató -yo creo que se suicidó- y que para otros lo mandaron a matar...
Que sensuran a la prensa nacional, la sensuran... todos los medios pregonan que Kirchner hace maravillas pero nadie aclara que el país se está llendo a pique... pero algo que no pasa todos los días en la Argentina es que maten a periodistas para silenciarlos...
Un caso recordadísimo y oscuro como pocos fue el de la muerte de Carlos Cabezas... a ese si que lo mató el Gobierno... nadie duda de eso, pero así y todo no se duda de que nunca aparecerán los culpables...

Pese a todo, y a lo fríbolo de las palabras que vienen a continuación, Juan, Carlitos y Cabezas descanzan en paz...

Cuidesé señor!
Mañana voy a ver a Gustavito...
Veremos que resulta!
saludos y hasta pronto... Yop!

8:47 PM  

Post a Comment

<< Home