felipe arratia

Sunday, July 02, 2006

Policía Bueno, Policía Malo

Los gringos tienen una expresión típica para referirse a las técnicas que tienen las parejas de policías para sacarles una confesión a los delincuentes: "policía bueno y policía malo". Uno se comporta agresivo e impredecible con el acusado; en cambio, el otro le ofrece cigarros y le aconseja: 'yo que tú, mejor contaba todo porque no sé lo que le puede pasar a mi compañero cuando se enoja...'

Los Fabulosos Cadillacs siempre fueron algo parecido. Por un lado, el gordo y calvo bajista, Flavio (autor, entre otras, de 'Gitana', 'Matador' 'El Muerto', Vos Sabés' y 'Mal Bicho'), un tipo ultra cálido, cercano al público, conversador y comunicativo. Un típico argentino.

En el otro rincón, Gabriel Fernández Capello, más conocido como Vicentico (para el círculo íntimo, 'Gaby', pero eso es como los que le dicen 'Mario' a Don Francisco). Vicentico (responsable único por 'Vasos Vacíos', 'Saco Azul' y varios de los viejos clásicos Cadillacs) desde siempre fue 'el difícil': un tipo arrogante y sarcástico con su público, y profundamente desconfiado de los clichés y la inercia. Otro típico argentino.

Entre los dos construyeron la personalidad de una de las bandas argentinas más convocantes en nuestro país: un grupo amable y alegre, pero con actitud punk. Siempre hicieron lo que quisieron y no les importó un carajo la opinión de nadie. 'Fabulosos Calavera' está entre MIS 10 discos de la vida.

Este sábado 1 de julio, finalmente Vicentico pudo mostrar en Chile cómo funcionan sus canciones solistas sobre un escenario. Ni hablar de la tocata de hace 3 años cuando fue al Festival Alcántara y los pendejos le pedían 'Matador'. Esta era la verdadera prueba.

Abrió con una que siempre fue de él: 'Basta de llamarme así', un tema lleno de mitos que dejó claro que la noche estaba para que el segmento 25-35 años se emocionara, y mucho. A mí, por lo menos, la música de los Cadillacs me lleva directo al colegio. Los Fabulosos eran lo único en que todos los ignacianos estábamos de acuerdo: podíamos tener posiciones distintas sobre la existencia de Dios pero para todos, los Cadillacs eran la raja..... Siempre pensé que si el himno de mi colegio lo hubieran tocado ellos, ahí sí que todos lo habríamos cantado...

Para seguir, una sorpresiva versión de 'Live and Let Die', y constatar que sobre escena hay DIEZ músicos apoyando a Vicentico: guitarra, bajo, batería, 2 teclados y varios multiinstrumentistas. El hombre se juega por su material solo: 'Se Despierta la Ciudad', 'Chalinet' y 'Cuidado' con un interludio en que Vicentico nos regala un par de estrofas de 'Mal Bicho'.

Lo notable llega cuando intenta interactuar con el público: Vicentico hace callar a la gente, se refiere a los Cadillacs como 'la orquesta en que tocaba antes', intenta hablar de las canciones que vienen, y reacciona a los aullidos de los presentes con soberbia e ironía. No les compra nada.
Vicentico es un tipo desconfiado: jamás lo veremos diciendo: 'qué lindo país que tienen', o 'este es el mejor show de la gira', ni mucho menos se pondrá una camiseta de nuestra selección. Para el tipo, los temas hablan por sí solos, y si toca cosas de los Cadillacs, son sólo de regalo: a él no le interesa tocarlas para ganarse los aplausos con el mínimo esfuerzo. Pero cuando las interpreta, les otorga sentido como si las estuviera cantando por primera vez.

La voz de Vicentico está intacta y se le ve harto más flaco. La murga, milonga y todo tipo de ritmos bailables ya han hecho efecto entre las 4 mil personas que llegaron al Caupolicán. Pero ahora es momento para escuchar con más calma: 'El Barco' y 'El Cantante' le dan el piso perfecto a un doblete de lujo: una versión casi a capella de 'Desapariciones' y la grandiosa 'Los Caminos de la Vida'. Antes de la salida, la movida 'Tiburón', y Vicentico desafía al público a bailar mejor que él. Quién diría que el gordo todavía se mueve, y harto.

Para el bis, un lento derrite-minas: 'Algo Contigo', y me sigue sorprendiendo la increíble acústica del Caupolicán. Debe ser el lugar que mejor suena en Chile. Para el cierre, Vicentico hace la lógica, entregando 'Carnaval toda la Vida' y 'Vasos Vacíos'. La sorpresa es cuando se queda solo: todos creíamos que eso era todo, pero el gordo empuña la acústica, y se despacha extrañas y entrañables versiones de 'El Aguijón', 'Gallo Rojo', y 'Yo no me Sentaría en tu Mesa'. Sí, es como un fogón guitarrero en la playa, y por más horriblemente hippie que suene en teoría, en la práctica esas canciones son imbatibles, y el intérprete es el dueño de la escena.

Vicentico demostró que el público (al menos este público) no busca que le soben el lomo: busca grandes canciones y un tipo que las cante bien. Al final, el artista tiene la obligación de ser inquieto y de buscar un terreno incómodo para crear desde ahí. NO hace falta que nadie le diga eso a Vicentico. El lo tiene más que claro.

Si quieres chequear la lista de canciones, pincha acá:

5 Comments:

Blogger Sandra Gutiérrez said...

Con Vicentico pasó lo mismo que pasa con Maradona: se vuelven gordos y arrogantes, y la gente los sigue venerando. ¿Será cosa de los argentinos?

Querido sensei: me pillas otra vez con una banda que no conozco tanto; a mí no me recuerda a mis epocas de colegio, pero me recuerda a los veranos en que mi primo grande ponía el "Hola" y el "Chau" de los Fabulosos. Creo que mi conocimiento del tema, es lo básico, así que no hay mucho que decir. Sí concuerdo en que los tipos la rompieron y la siguen rompiendo y que, a pesar de los pronósticos, Vicentico (el vocalista gordo y de lindos ojos), sí se la puede... y con creces.

Yo creo que los argentinos, encuentran en la arrogancia, la clave al éxito. De ser chileno, aquí se lo habrían comido... ¿o no?

Un besoo!

8:37 PM  
Blogger Loba Esteparia said...

A ver....con esa forma de describir las cosas, es como si hubiese estado allí...pero como no estuve, es la hora de lamentar, y como dice Fulano "si me pagaran por lamentar", yo le agrego, "estaría ganándome mis buenas lukas en este minuto..."ja.
Los Cadillacs son una de esas bandas que me recuerda todo,es decir, me recuerda mi época de colegio, me recuerda que la escuchábamos con un antiguo amor, me recuerda que le canté una canción al mismo personaje, me recuerda las fogatas canturreadas en el patio de la casa de mis padres (una parcela), bajo cielos estrellados, bajo cielos nublados, me recuerda momentos de jolgorio y melancolía.
Y Vicentico...(cargando el karma de aquella banda de todos, no conozco a nadie que no le guste)con su tema "Algo Contigo" me recuerda a algo que está aún por ocurrir...ja.
Con respecto al público que le gusta que le soben el lomo, está cada vez mas escaso en nuestro país creo yo. Solo queremos virtuosismo, no zalamerías.

Un abrazo!!!
Atte.
Una policía buena y mala a la vez.

9:39 AM  
Anonymous Majito! said...

mmmmb...
mirá vos???
resulta que los chilenos lo ven a Vicentico como un policía malo y que hace lindas canciones y a pesar de su caracter para psicodiagnóstico es un producto apto para comprar....
no se...
de por si, de este lado de la cordillera me atrevo con casi toda seguridad a decir que el 85 % de los policías acá son malos... asi que el paralelismo me hace sentir compungida y me da ganas de irme corriendo a chile para caer en los brazos de un Señor Carabinero... jajjjaja (shhh.. entre nos... cuando los veía en la calle, a los carabins, les deciamos "lleveme presa de su amor" y los tipos pobres no sabían que hacer.. si encarcelarnos por faltar el respeto a la fuerza o si pedir el número de telefono... jajajaja)...
Bueno...
De por si, los Cadillacs nunca me gustaron... decís por ahi que hablaba de los Fabulosos como "la orquesta en la qu cantaba antes". Que duro! digo... se acaban de volver a juntar, no sé si definitiva o anecdóticamente, y acá están rotando un video editado en 2006 de los Cadillacs... yo soy Flavio, y convoco a la Mandinga para bajarle los dientes a golpes...
Y... vicentico se hace el duro, se hace el duro, pero a la gente -creo yo- más glamorosa de Chile (lease Beto Cuevas y Estela Mora) la ha llevado a su casa a comer...
no se...
no me gustaban los Cadillacs, y menos todavia Vicentico y sus aires cumbieros y no sé que más, con un baston de por medio cual padrino en medio de la zaga cinematrográfica, y ni hablar de cuando la gente es sucia (por que es muuuuuuuy sucio vicentico)...
Y para sobervia ya tengo con la mia, como para tener que andar bancandome que un tipo al que le doy de comer (digo, si le decís no a la pirateria, comprás sus discos y vas a su show, le estás dando de comer) te prepotee en medio del show...
Eso no es un artista... eso es un producto... creo...
Por que si vicentico fuese así las 24 horas del dia ya hubiesen saltado todos los policías malos a aclararle que tan malo puede ser uno de los suyos, ya los buenos lo habrían condenado a prisión perpetua, y el mundo hubiese rogado que se suicide....
jajajaj
no..
no me gusta ni un poco...
y su voz, que para mi no es que cada vez canta mejor sino que cada vez la imposta más forzada que antes, me llega a irritar en mis malos días de caracter...
Igual. Ojo! Si vasos vacios es himno en Chile, imagínense acá! no hay fiesta de quince, casamiento, bautismo o reunion de amigos que no se ven hace mucho en la que falte esa cancion!
es asi.. marcaron historia.. no digo que no... creo que incluso los cadillacs le abrieron la puerta a grupos como los Autenticos Decadentes, para hacerle entender al público que más de 5 en un escenario tambien vale....
No se...
Gustos son gustos.
Sueño a policía malo, si, pero soy más buena que Lasi.
Saludotes!

7:58 AM  
Anonymous Majito (again) said...

(era SUENO a policía malo... aunque soñar con un policía malo de vez en cuando tampoco viene mal... jajajajaajaj)

8:01 AM  
Blogger Constanza Hola said...

Comparto en que esa pose de "soy tan absolutamente superior a todos ustedes que están allá abajo" no le queda bien a un tipo que, por lo demás, come con lo que pagaron "los giles de abajo".
Además, uno va a escuchar su música, no sus 10 minutos de comentarios entre canción y canción que no le importan a nadie más que a su espectro familiar.
Con razón primera vez que no lo pifian.
Igual lo sigo escuchando.
Ah... y un poquito machista el comentario de "Algo contigo"...

9:35 PM  

Post a Comment

<< Home