felipe arratia

Thursday, April 19, 2007

Muere y Deja Morir

Mary Karen (en la foto) comenzaba a acostumbrarse a esa nueva ciudad. A Dan le gustaba subir sus canciones folkies acá. Jocelyn daba clases de francés donde mismo lo hacía su marido. Ross rayaba con el grupo de jazz, Medeski, Martin and Wood. A Caitlin le gustaba tocar el violín y andar a caballo. Reema bailaba danza árabe y era muy linda. Daniel había llegado desde Perú para perfeccionar sus estudios. Nicole era colorina y muy religiosa. Cristopher conoció a su mujer en Alemania y era hijo de un célebre escritor de ficción. Y hay más historias.

Ojalá todo lo que pasó el lunes hubiera sido ficción. Pero no.

33 planes, sueños y deseos convertidos en un enorme charco rojo.

Hijos desorientados y familiares haciéndose demasiadas preguntas que se lleva el viento.

Se pueden decir muchas cosas y se pueden enarbolar muchas teorías. Pero eso ya se ha hecho demasiado: yo estaba en este mundo para Columbine; también para el 11-M de Madrid, para la masacre en Beslan, para el día negro en Londres y si lo olvidan, para el atentado en Bali. Tuve que transmitir en vivo por la radio un 11 de septiembre del 2001. Y ni hablemos de Irak.

El problema (pueden ser varios, pero este es el que agobia mi cabeza) es perder la capacidad de asombro. Me he preocupado cada vez que ocurren estas cosas de conocer la cara de quienes se fueron en esas jornadas. Porque uno puede leer ‘100 muertos’ y no remecerse nada; pero al leer 100 historias, la cosa cambia.

El problema puede ser la competitiva sociedad gringa, la idea occidental de ‘belleza’ y lo que es cool o no, o hasta puede ser la facilidad con que un arma llega a las manos de un loco que se compara con Jesucristo. Pero hoy, 33 muertos después, da un poco lo mismo. ¿Se pudo evitar? Quién sabe. De lo único que estoy seguro es de que va a volver a pasar. ¿Porqué? ¿Y porqué no?

En lo que me quiero detener es en el azar que no me deja dormir. El fuckin’ azar. La lotería de la vida que hace que nazcas o seas un aborto, que vivas en Beverly Hills o en Haití, o que te parezcas a Brad Pitt o a Clarence Acuña. Suelo ser extremadamente racional. Es mi mayor virtud y defecto. Y el azar me enloquece. Esa mañana , Brian, Julia o Jeremy pudieron haberse quedado dormidos, haber despertado con caña, o haberse quedado haciendo una tarea atrasada. Pero no: fueron a clases, y fue lo último que hiceron en su vida. Nunca más existirán, ya no son parte de este mundo. ¿Tiene sentido algo de esto?

Es inútil detenerse en ese esquizofrénico y su macabro plan, calculado al detalle y ejecutado como reloj. Es de perogrullo pensar en sus causas cuando sus acciones han sido tan desmedidas, despiadadas y gratuitas. Es darle publicidad innecesaria a un ser humano enfermo.

Es difícil no ser cliché con una situación tan extrema. Siempre digo que este blog es sobre música, pero este tipo de actos no se pueden pasar por alto.

Siempre que pasan estas cosas pienso en los que amo y los que amé. En mi papá y mi mamá, mis cuatro bellas hermanas, y en mis amigos que saben que me rompería un brazo por ellos. También en alguna que otra por ahí, que sabe el lugar que ocupa en mi existencia.

Pienso en cuanto los amo y lo que me pasaría si ya no estuvieran.

Pienso en ser una mejor persona (eso suele olvidárseme más rápído).

Pienso en dar una vuelta a la calle, mirar al cielo (adoro cuando está rojizo, como a las 18:17), y miro a mi alrededor.

Y me acuerdo que estoy vivo.

4 Comments:

Anonymous Princesita said...

ke terrible lo ke paso...yo solo pensaba ese día que nos podría haber pasado a cualquiera...

mi U era full grande y todo, pero que hubiese pasado si un enfermo como el que atacó Virginia Tech hubiese comenzado a disparar en medio del patio de la EAO? (ese patio todavía guarda en sus pilares marcas de las balaseras del 73, pero esa es otra historia)

que hubiese pasado si algun enfermo así hubiese entrado a mi sala de clases disparando contra todos??

wow!!..miedo!!! este tipo de cosas me provocan un miedo heavy..pero más que a morir..al dejar de existir sin haber dicho o hecho cosas en su momento...

ese tema de verdad me obsesiona desde hace tiempo...el hecho de que la vida se te puede ir en cualquier momento y habrás perdido oportunidades valiosas de disfrutar con tu gente o decir lo que sientes....

por eso, kisas, es ke yo trato de hacer las cosas cuando las siento...aunke a veces meta la pata...jajaja,

hay que abrazar a las personas que quieres, decirles lo importante ke son para ti cuando debes...y no arrepentirte siempre por que perdiste la oportunida de hacerlo.

el azar, como dices tu, puede cambiarnos la historia en un segundo...y mas vale no dejar asuntos pendientes, no crees?

ya, te dejo besos grandes...sigo esperando la foto..ya sabes, amo al chico del medio..jajaja

cuidate siempre, weno?

11:25 AM  
Blogger MaLe María said...

Realmente fué terrible... lamentable y tienes razón en todo lo que dices, no hay más que agregar al respecto, sólo mencionar que ahora se viene pesa'o el tema de la discriminación hacia los orientales, tal como lo fué a los del medio oriente, y tantos otros.

Encuentro patético que nuestros noticieros nacionales hagan lo mismo de siempre, entrevistar a los chicos fanáticos de juegos on line y orientales más encima... como generalizando "de una".

A ver...el asesino, el pendejo de mierda, no puedo decir otra cosa, mostraba actitudes medios freak y violentas, hubo una profesora creo, o mas de una, que notó el perfil del chico, yo me pregunto ¿qué se puede hacer contra eso? ¿estudiarlo? ¿mandarlo al psicólogo? ¿observarlo? dime...¿qué se puede hacer? si al hacerlo es entrar en terrenos íntimos... ¿que se puede hacer frente a una mente distorsionada?
Nada creo yo... al final es como la enfermedad fulminante y silenciosa, se da a conocer justo cuando ya no hay remedio.
Me da pena.

Y seguirá ocurriendo...el ser humano dá para mucho, o dá para todo.

Este sistema (o mundo), me tiene medio deprimida, Zacarach prófugo... ¿y la (in)justicia? ¿por qué no lo detuvo antes?
Paf!

Esto dá para todo. Y a mí me dá pena.

Un beso.

12:11 PM  
Blogger MaLe María said...

Me faltó decir algo...creo que vivir de forma demasiado racional o con exceso de reflexión nos hace despreciar los dulces e irrepetibles matices de la carne.
Equilibrar razón y simple caída libre te hace vivir de forma más intensa,y te hace sonreír más.

Un abrazo!

12:19 PM  
Blogger Joaco Urrutia said...

32 vidas hechas perdidas por un loco y una sociedad loca por las armas

¿Como nadie hizo nada con ese tipo?

4:57 PM  

Post a Comment

<< Home