felipe arratia

Wednesday, May 28, 2008

El Bronx está en Todos Lados

Fueron tres shows seguidos los que me llevaron a esto: primero, el espléndido recital de Latin Bitman, el disfraz playero del compinche electrónico de Roban; luego, mi reconciliación personal con La Batuta en ese redondo show que hicieron los Funk Attack, y finalmente, el lanzamiento de Cómo Asesinar a Felipes, la apuesta más depurada de la black music local.

Los dos primeros conciertos incluyeron múltiples colaboraciones: sobre el Galpón 6 y La Batuta desfilaron personajes como Jimmy Fernández, Zaturno, Tea Time, Camilo Salinas, Julián Peña, Juan Sativo y otros. Volver a estar en contacto con grandes clásicos perdidos de Tiro de Gracia, Los Tetas o La Pozze Latina me llenó de gozo, nostalgia y me trajo de vuelta muchas lindas imágenes del pasado. Pero en particular, me dejó una sensación como de un círculo que se completa, de una línea de tiempo que tiene lógica, de una escena actual que no se entiende sin la historia y el aporte de quienes los precedieron.

Tengo una vaga imagen de algunos compañeros de colegio en la enseñanza media cantando eso de ‘Suel-ta la bolsi-ta de Neo-prén….’, pero no la asocié en ese tiempo con De Kiruza. De hecho, el hip hop recién me vino a gustar de la mano de flores de un día como MC Hammer. Ni hablar en esa época (1991) de auto-definirse como fanático de un grupo nacional. ¿Hip hop chileno? Ni idea. Sólo supe de Los Panteras Negras en algún review de una ajada revista El Carrete, al lado del debut de Los Miserables. Pero no enganché.

Mi primera sonrisa cómplice vino de la mano de ‘Sex Maniac’, el Big Bang de La Pozze Latina y un single que para mí fue fundacional. “Ahh, puede que haya hip hop chileno que sea bueno”, dije una helada tarde de 1993. Eso fue exactamente lo que recordaba Jimmy Fernández sobre el escenario de La Batuta diez días atrás: “Aquí lanzamos ‘Poseídos por la Ilusión’ hace 15 años. Como pasa el tiempo, weón”. Totalmente de acuerdo. La crítica de ese disco apareció en el número 1 de la revista Rock&Pop.

Pero la revolución definitiva vino de la mano de un grupo llamado Los Tetas. Aún tengo grabada en VHS su actuación en el programa ‘El Diván’ de Iván Valenzuela, sin un disco en la calle todavía. Junto con el gran proyecto del ‘Nuevo Rock Chileno’, ese histórico diciembre de 1995 recuerdo una tarde mirando discos en la vitrina de la desaparecida disquería ‘Mi-Kaleta’ en Antonio Bellet cuando se me acercó un tipo con una grabadora. Claro, en esa misma calle quedaba la radio Rock&Pop, pensé. El sujeto resultó ser el recordado (y afortunadamente, olvidado) Cote Correa que me ofreció que pidiera una canción para la radio (labor que años después yo también haría) y yo pedí ‘Corazón de Sandía’ de Los Tetas.

Si te gustaban Los Tetas, obvio que te gustaban los Chancho en Piedra. No sé si le conté esto al Lalo Ibeas, pero recuerdo cuando me iba del colegio a mi casa: tomaba la Línea 2 del metro y solía ver a un chascón no muy agraciado que andaba con un mochila de mezclilla que tenía escrito ‘Chancho en Piedra’ como con Liquid Paper, cuando el nombre del grupo sólo aparecía en la cartelera de shows de la Zona de Contacto. Claro, era el Lalo que se iba a La Cisterna cuando era un estudiante de diseño en la UTM, y yo, un cabro de tercero medio en el San Ignacio.

Sólo vine a escuchar a los Chancho cuando vi el clip del tema ‘Frito’ con las imágenes de la obra ‘5 Sur’ (de Fuguet), y luego, cuando grabé el video de ‘Sinfonía de Cuna’ en ‘OK’ del Canal 5. Si bien no son chilenos, la trilogía de escucha se completaba con Illya Kuryaki and the Valderramas, otros veinteañeros que habían escuchado demasiados discos de Parliament.

Pero volviendo a lo nacional, la confirmación de mi predilección por ese sonido coincidió con mi entrada a la universidad. Ese 1997 fue el año de ‘La Medicina’ de Los Tetas y ‘La Dieta del Lagarto’, de Chancho en Piedra. Pero por sobre todo, fue el año de ‘Ser Humano’ de Tiro de Gracia, el mejor álbum de hip hop que se ha hecho en este país (y que venía con un clavo en la cajita!!). Creo que mi copia ya está rayada.

Tal vez mi último gesto de fan antes de empezar a escribir de música (labor que obviamente me pagaban….con discos), fue haberme comprado 'Vida Salvaje', el primer casette de Makiza en el Dos Caracoles. Se hablaba de una rapera ultra talentosa que había salido del Alianza Francesa y que estaba haciendo un hip hop más elegante. No se equivocaron.

Hoy, los proyectos de hip hop, funk y R&B local son múltiples. Hay propuestas masivas, experimentales, alternativas y muy poperas. Las plataformas de difusión han cambiado y los públicos, también. Pero en el sonido de nuevos artistas como Tonoseppia, Elefante Mecánico o Sónido Acido y los Funky Frescos se advierte la presencia de una historia sólida y referentes claros, forjada a punta de cariño y porfía. Qué bien se siente saber que uno estuvo ahí cuando pasó todo eso.

Como sugerencia, aquí propongo un compilado con mis favoritos de la black music chilena. Disfrute, y si quiere, proponga los suyos. Suerte!

Los Tetas, ‘La Medicina’
Calambre, ‘Acá’
Solo Di Medina, ‘Hembras de Marte’
Bitman y Roban, ‘Get on the Floor’ o ‘Tatita’
DJ Raff y Zaturno, ‘2001’
Como Asesinar a Felipes, ‘Ya Perdimos la Paciencia’
Tiro de Gracia, ‘Melaza’ o ‘Decisión’
Makiza, ‘La Rosa de los Vientos’
Jaco Sánchez y los Jaco, ‘Para Mamá
Chancho en Piedra, ‘Comiendo Banana’
Anita Tijoux, ‘Gol’
CHC, ‘Me Inspira’, o ‘Superbueno’
Los Mono, ‘Promesas’
Bitman y Julián Peña, ‘Tropilove’
Zaturno, ‘Lautaro’ o ‘Así Yo Soy’
De Kiruza, ‘Bakán’
C Funk, ‘Joya’
Los Tetas y Boomer, ‘La Calma’
La Frecuencia Rebelde, ‘Nada que Pensar’
Némesis, ‘Ley de Némesis’
Boomer, ‘Parlantes’
Frijoles, ‘Chorizo Hampón’
La Pozze Latina, ‘6 Pies’ o ‘Con el Color de mi Aliento’
Colectivo Etéreo, ‘100% Lambda’
Legua York y Claudio Narea, ‘¿Dios Habla en Inglés?’
Funkreal, ‘Caliente’ o ‘Choco Topo Froto’
Papanegro, ‘Alegre’

6 Comments:

Blogger Roberto said...

No me interesa el funk. Menos el hip hop. El último disco de espíritu negro que de verdad me gustó estaba hecho por blancos: Check your head, de Beastie Boys. Y ya tenía sus años cuando yo lo escuché el 94. Pero, si recuerdo bien, ese mismo año fui al primer show de Los Tetas en La Batuta. No creo que sea especialmente histórico: además de una masa de amigos de los integrantes del grupo, entre los que casualmente me encontraba yo que no era amigo de ninguno de los que estaba en el escenario, en el público estaba Jimmy Fernández. Por entonces el líder de La Pozze Latina era la gran voz autorizada para hablar de hip hop en Chile (Casi nadie sabía bien quiénes eran Los Panteras Negras y pocos se tomaron en serio a De Kiruza. Yo, obviamente, no). Fernández -que entró gratis después de que Tea Time lo aceptara a regañadientes- se apoyó en una esquina y escuchó. Por lo que dices Felipe, a Fernández le gustaron Los Tetas. Supongo que sí, pero no recuerdo que se moviera como el resto del público con Sale luca y Hormigas Planas.
Quizá cuando Jimmy Fernández vio a Cee Funk, Tea Time y compañía en el escenario sintió envidia. O miedo. Esos pendejos cuicos era mucho mejor que él. Y todavía ni siquiera tenían un disco en la calle. O por el contrario, quizás Fernández se alegró: el funk estaba vivo en Chile.
Supongo que mientras Los Tetas tocaban esa noche en La Batuta, en alguna parte los Chancho en Piedra ensayaban o no podían dejar de escuchar a Red Hot Chili Peppers. Probablemente no tenían idea que un par años después inventarían eso de la "familia chilena del funk" (¿o lo inventó la Rock & Pop?) y menos que 15 años después la escena
funk/hip hop sería, por lejos, la más sólida del rock chileno. La con mejor continuidad y con mejores proyectos. Asumo que eso es lo que quieres decir Felipe. Y, aunque a mi no me guste ni el funk ni el hip hop, estoy de acuerdo.

1:13 PM  
Anonymous Princesita said...

mmm...es raro, yo siempre he dicho que no comulgo mucho ni con el hip hop, ni con el funk....pero después de leer tu post, creo que estaba rotundamente ekivocada

es que yo tb rayé con discos como "La dieta del lagarto", ponte tu, cuando todavía era una más en el Carmela. Que buen disco ese...muchas canciones a destacar...mi favorita?, "Voy y vuelvo"

y si, tb tararie los temas de Los Tetas y Tiro de Gracia en todas las fiestas de mi colegio, del 7, del Lastarria y del Instituto..eran temas obligados para los djs...y nosotros los disfrutabamos a concho


y nada, por cosas de pega llegó a mis manos "Zaturno Espacial" a principios de octubre pasado, y confieso que me conquistó de inmediato...de hecho, es la banda sonora de mis días de conductora jejejeje

que te puedo decir, ahora que te lei, que me vinieron tantos recuerdos, y que me tomé unos minutos para pensarlo...si, el Bronx esta en todos lados y me gusta visitarlo de vez en cuando

2:04 PM  
Anonymous Fernando Soriano said...

Otro común denominador y que valoriza aún más la escena "funk/hip hop" chilena: no dan estatus. Al que le gusta, es porque le gusta. Nadie se agarró más minas porque le gustara Chancho en piedra (al contrario probablemente agarró menos), ni nadie pudo hacerse el lindo Tiro de Gracia. Tampoco de vestía de Cool decir que te gustaba Rezonancia o la Pozze Latina. Habiendo dicho eso...puta que fuimos hueones!! jajaa. No, todo bien. Saludos a los viudos del funk de principio de siglo.
Pd. Tito amargao y viejo.

2:18 PM  
Blogger Cuevas said...

Me siento cómodo. Soy el tercero que postea y el tercero en coincidir en que ni el funk ni el hip hop estaban entre lo mío. También en la misma vereda que Felipe, trabajando en torno a comentar música y vivirla en cualquier plataforma de difusión, me pasó que Jimmy Fernández, Zaturno, Cee funk, Tea Time y todos los demás (debería acentuarlo, TODOS los demás) me enseñaron a escuchar música negra, me abrieron el mate. Eso como primera cosa. Por otro lado, ciertamente que entrevisté en su momento a LOS TETAS y pensé "pendejos culiaos". Eran unos plomos intratables, qué mierda ese papel que nos toca a los que no somos más que cronistas de las vivencias de otros... bancarse esa mierda... pero luego los vi en vivo, a todos juntos, por separado, con otros sobre el escenario... ¿tenían licencia para hacer lo que quisieran si eran capaces de crear canciones como "Corazón de Sandía"?
Es como cuando el Chino fue número uno. Entraba a una disco y si le gustaba una mina le langüeteaba la cara... ¡si era número uno!
Buen posteo Felipe.

CUEVAS

2:20 PM  
Blogger Ahmir said...

Sólida reseña del primer capítulo de la historia de la música negra en chile... para quien diga que de eso no hay acá, sólo una muestra.

En un segundo capítulo debería agregarse la labor de la radio (y la tele igual), como el MotherFunky, del Abdala, que sirvió para mostrar grupos que ni la R&P se atrevía a mostrar (papanegro, mammasoul, etc)... o el Magia Negra del Mujica, que sirvió de inspiración a muchos. Yo en lo personal emprendí un proyecto muy under llamado La Isla de la Funktasia.. cuando la transmisión online era un desafío en Chile aún.

Roberto tiene razón en que al principio había harto de envidia en la "escena" y eso de la familia chilenita de Funk fue una cartel que alguien inventó y que los mismos músicos rehuyeron luego... pero porque eran pendejos.. mucha agua ha pasado bajo el puente de los Tetas y los Chancho.. que la música negra sea un hecho en Chile no significa que todos se tengan que llevar bien, sin embargo hace poco tuve la suerte de ir a la batuta al "tributo al funk", el mismo día del lanzamiento del disco de Bitman... mucha buena onda y madurez de parte de un montón de músicos (no vi a ninguno de los tetas)...

Como capítulo personal recuerdo haber estado el primer concierto que los chancho hicieron en la SCD de Bellavista, era mi primera aproximación en vivo el "Funk Shileno"... cuando vi salir al lalo en pañales me cagué de la risa! y cuando en medio del show aparece Florcita Motuda ("el padre del Funk Shileno", como ellos mismos proclamaban) haciendo en conjunto el Pobrecito Mortal pensé que esto estaba para cosas grandes. No me equivoqué. Ahora me cargan los últimos 3 discos de los Chancho pero me saco el sombrero por lo que hicieron hace ya varios años...


agrego a la lista algunos temas

Chancho en Piedra - Sinfonia de Cuna
Matahari - Dormir al Sol
MammaSoul - Fe
Gondwana - Reggae Is Coming

pasen por mi esquina, sería bueno recibir comentarios de la calidad de los que han posteado.. http://redemptionsongs.wordpress.com/

Ahmir

5:12 PM  
Blogger Roberto Ginsburg said...

Jajaa muy buen posteo y es una indicación clara q el Funk, el Rap/Hip Hop y la música negra en general es una veta sólida en Chile, y presisamente su no extrema masividad (como si sucede con ritmos repetitivos y cachonderos como la Nva Cumbia y el Regueton)lo mantiene en su punto de arte musical que merece su respeto, incluso de quienes como mi tocayo, no comulgan (serán Metaleros, o seguidores de The Smith?).
Algo que muchos no saben es que la base rítmica de Los Angeles Negros habían fundado un grupo inspirado en los ritmos sincopados y de sonido potente de James Brown, Archie Bell & The Drells..por contar a algunos pioneros del género "Funk". El sello de la UP, DICAP publicó en 1971 y 1972 los discos del Combo Xingú, banda provisoria q interpretó incluso un cover de "Hot Pants" del mismo Brown.
Lamentablemente la juventud chilena siempre ha tenido, como cantaba Jorge González, "mentalidad televisiva" es decir, si pensamos en las modas pasajeras como el "Axé" fueron amplificadas entre la masa por programas de tv como Mekano, quien, curiosamente recuerdo q tambien fue pionero en promocionar el Regueton por el 2005.
En lugar de confundir con horribles sucedaneos de propositos comerciales y discotequeros, debemos recordar las rendiciones al Funk de artistas como Rolling Stones, Herbie Hancock, Serge Gainsbourg, Jeff Beck y David Bowie (x decir algunos), los duetos de Anthrax con Public Enemy y Cypress Hill con Sonic Youth..y darnos cuenta de q los estilos discutidos aqui son para tomarlos en serio.

2:06 PM  

Post a Comment

<< Home