felipe arratia

Saturday, February 10, 2007

Réquiem por un Sueño

Anna Nicole Smith nació para protagonizar un E! True Hollywood Story.

Su muerte a los 39 años, el jueves recién pasado, tuvo enorme cobertura mediática en EE.UU. y obviamente, para medios como el Canal E! fue motivo de ‘Breaking News’. En cosa de minutos figuraba en el home de los sitios más importantes del mundo, un logro nada menor tratándose de una persona cuyo mayor mérito fue generar un escándalo tras otro durante ininterrumpidos 15 años.

Los suspicaces, y quienes se resisten con más fuerza a la influencia inevitable de la cultura de masas yanqui, recibieron un caramelito en la boca para seguir argumentando sobre el poder corrupto de los medios y como éstos transforman en ídolos a seres humanos sin ninguna trascendencia, más allá del morbo que nos generan sus actos.

En rigor, Anna Nicole Smith era básicamente una prostituta drogadicta que se acostó con todo lo que encontró hasta llegar a su primer millón (como dicen los Bacilos). OK, no cualquier mina es la Playmate del Año. Pero de ahí a la actriz en que la trataron de convertir hay un trecho largo.

Su matrimonio por convivencia, sus pleitos legales, su guerra con los kilos, sus infinitos pretendientes, y su actitud errática en los red carpet les hacía el sueldo del mes a paparazzis y a la prensa rosa. De algún modo, si Anna Nicole no hubiera existido, había que inventarla. La mina era necesaria para un montón de gente.

Es más: este tipo de personaje (piensen en la extensa fauna que puebla la pantalla nacional día a día) no existiría si cada uno de nosotros no lo inventáramos. Si nosotros no lo diéramos rating a SQP o no leyéramos LUN, las Kenitas y Daniellas no serían sino maniquiés de cuarta que bailarían por canje en cualquier puticlub. Pero las vemos, y nos importa con quien salen y esperamos algún día verlas en el piso, perdedoras, humanas.

Anna Nicole era un reality en sí. La muerte de su hijo en septiembre, no hizo más que acelerar los procesos. Y ahora que ella ya no está, no me cabe duda de que hay MUCHA plata dando vueltas por ahí. Ella sabía oler la plata, y vendió hasta su intimidad por conseguirla. Pero en el paquete, también venía el alma.

Una de las muchas cosas que leí sobre esta mina decía: ‘Verla en el Red Carpet de los Oscar, caminando visiblemente drogada y somnolienta era un espectáculo. Le preguntaba a todo el mundo si les gustaba como se veía. Se hacía difícil mirarla. Pero NO mirarla era imposible’.

Al final, creo que entre todos los que sabíamos su nombre, su historia, y los motivos de su fama, la matamos. Le dimos una importancia que no merecía y nunca supo qué hacer con ella. Anna Nicole Smith quería ser como Marilyn Monroe, pero al final sólo se parecieron en 3 cosas: el pelo rubio, la muerte trágica, y que todos la deseaban pero nadie la quería.

Mucho ojo cuando llegue al cielo porque allá arriba se supone que hay un caballero muy viejo y con mucho poder que le podría conseguir lo que quisiera. Un blanco preciso para una Gold Digger....

Paz, Anna Nicole. Después de tantas noches juntos, es lo menos que puedo desearte.

1 Comments:

Blogger Sandra Gutiérrez said...

Ay, Anna Nicole... me caía bien la tipa. Me hacía reir. Creo que no había un placer más culpable que ver su show en E!
Sabes que casi me voy de espaldas cuando vi la portada de LUN. Lástima que no tenía E! en el momento; me habría hecho un festín.

Te dejo. Mucho por hoy.

Hablamos, un beso!

10:20 PM  

Post a Comment

<< Home