felipe arratia

Monday, August 27, 2007

El Hombre Que Nunca Estuvo

Cuando me enteré de que Owen Wilson trató de matarse, lo primero que se me vino a la cabeza fue LA escena de ‘Los Excéntricos Tennenbaum’ (y a muchos les debe haber pasado igual): esa en que su hermano en la vida real, Luke, se corta las muñecas tratando de eliminarse y borrar su dolor. Esta vez, la realidad imitó a la ficción. Scary.

Los gringos tienen una expresión, ‘happy-go-lucky’, para referirse a los vividores: a los tipos que cayeron parados, que tienen look, suerte, minas y se toman la vida con humor y relajo gracias a su envidiable rutina. Esa expresión aparece en el grueso de los perfiles que se han escrito sobre este rucio de nariz chueca, sonrisa cínica, hablar pausado y talento indiscutible sobre el arte de la comedia.

¿Qué paso entonces?

El domingo por la noche, Owen Wilson fue encontrado en su hogar de Santa Mónica por su hermano mayor, Andrew, con la muñeca izquierda cortada e intoxicado con una cantidad no determinada de pastillas. Fue llevado de emergencia al clásico Cedars Sinaí Medical Center donde en la mañana de hoy se le reportó fuera de peligro. Sus representantes publicaron una declaración del actor pidiendo que ‘le den tiempo para sanarse en privado’.

Lo primero es: ‘Wow, ¿Owen Wilson trató de suicidarse? ¿El mismo tipo que se comió a Sheryl Crow, Demi Moore, Winona Ryder (esa no vale, se la comen todos) y Kate Hudson? ¿El de ‘Zoolander’ y ‘Los Rompebodas’?

Y lo segundo es que, con la privacidad extrema que las estrellas de la primera línea hollywoodense manejan su vida, fue freak que trascendiera a esa velocidad una noticia que emergió desde pasquines como National Enquirer o Star en calidad de sensacionalista, se difundió en blogs como TMZ y PerezHilton, y en cosa de horas ya era confirmada por CNN, NBC y otros medios ‘serios’.

Una vez confirmado que el hombre se está recuperando, aparecieron las voces anónimas que dieron luces del origen de una situación tan incomprensible. La palabra más reiterada fue ‘cocaína’ y varios testimonios mencionaron los intentos silenciosos y fallidos del actor por rehabilitarse. Tampoco ayudó mucho que Kate Hudson lo abandonara meses atrás.

¿Porqué nos cae bien Owen Wilson? ¿Qué hace de este tipo que no es actor un personaje querible? En la superficie está su pinta y ese naso desviado que mata a las minas. Pero más abajo, nos encontramos con una retorcida habilidad para entregar líneas de diálogo. O como dice Rodrigo Fresán en su perfil de Wilson: “Su talento consiste en hacer que lo que no tiene la menor gracia suene gracioso. Así, no cuenta ni actúa chistes en sus películas. Lo que hace Owen Wilson es mucho más complejo. Es alterar el tempo dramático diciendo sus textos con una mirada siempre entornada y una sonrisa que se está riendo de algo que parece estar sucediendo muy lejos o que acaba de ocurrírsele”.

Y claro, a nivel cinéfilo, respetamos a Owen Wilson porque es el motor y nervio del cine de Wes Anderson, de quien hablamos hace poco aquí mismo. Ellos se conocieron en la Universidad de Texas, y rápidamente congeniaron y optaron por trabajar juntos; de esa unión nacieron las películas ‘Bottle Rocket’, la enorme ‘Rushmore’ y ‘Los Excéntricos Tennenbaum’ por la que fueron nominados al Oscar en el 2001 como Mejor Guión Original (perdieron contra ‘Gosford Park’).

Luego, Wilson saltaría a la fama por películas como ‘Shanghai Noon’ con Jackie Chan, su hilarante rol del modelo Hansel en ‘Zoolander’, el olvidable remake de ‘I Spy’ con Eddie Murphy o el mejor logrado de ‘Starsky y Hutch’ con Ben Stiller. Pero su sociedad con Vince Vaughn en ‘Los Rompebodas’ resultó ser la más fructífera: ganaron ‘Película del Año’ en los MTV Movie Awards y se consolidaron como parte del Frat Pack (que completan su hermano Luke, Ben Stiller, Will Ferrell, Steve Carrell, y Jack Black), ese grupo de comediantes top que participan todos en las películas de todos.

Sin embargo, el primer amor nunca se olvida y Wilson ha vuelto a trabajar con Wes Anderson cada vez que ha sido requerido. El director escribió el papel de Ned Plimpton en ‘The Life Aquatic’, pensado para Wilson. Y en un mes más, los gringos verán los resultados de ‘The Darjeeling Limited’ su más reciente colaboración.

Owen Wilson está vivo. Esa es la noticia. Estuvo cerca de irse al otro lado con otros tipos de sonrisa fácil y visión amarga como Lenny Bruce, John Belushi, Chris Farley, Phil Hartman o Sam Kinison. Que no se vaya aún, le quedan unas cuantas líneas para seguir improvisando.

El 'E True Hollywood Story' puede esperar.

4 Comments:

Blogger Sandra Gutiérrez said...

Como te dije antes, no lo habría creído de él. A mí se me hacía un tipo feliz! me habría imaginado antes de Luke Wilson con un intento de suicidio.

Es en este punto en que nos damos cuenta que este negocio es más retorcido de lo que parece.

Un besooo!

11:13 AM  
Blogger angekika rules said...

LA GENTE FELIZ SIEMPRE ESCONDE ALGO...
A VECES EL SUFRIEMIENTO SE ESCONDE DETRAS DE UNA SONRISA...
EN FIN LOS FAMOSOS TAMBIEN SUFREN...
SON MORTALES..
QUE DAN MUESTRAS DE DEBILIDAD Y QUE SON DE CARNE Y HUESO...

7:15 PM  
Blogger Jp said...

This comment has been removed by the author.

6:51 PM  
Blogger Jp said...

Speed...

I am Speed



Rayo McQueen, voceado por Owen Wilson

6:52 PM  

Post a Comment

<< Home